Posible calendario de la oposición
22 febrero, 2024
Publicada la convocatoria del año 2024
15 abril, 2024
Mostrar todo

Sobre las posibles implicaciones de una decisión (de promoción)

Tiempo de lectura: 3 minutos

Antecedentes

En una entrada anterior hablamos sobre promociones. Son posibles, pero en algunas ocasiones depende más de estar en el sitio oportuno y el momento apropiado que no del mérito y la capacidad.

No es raro que ante una posible promoción haya diferentes candidatos. Pero solo uno puede ganar.

En la presente entrada comentaremos posibles criterios de selección y posibles implicaciones de la decisión.

Criterios de elección

Una cosa debe quedar clara. No hay manera de elegir nunca a un mejor candidato de manera objetiva e incondicional.

De este modo, como aproximación, de manera consciente o insconsciente, utilizamos una serie de criterios y ponderaciones para seleccionar a la mejor opción. Un ejemplo de los primeros serían los siguientes:

  1. Antigüedad.
  2. Experiencia en el puesto.
  3. Conocimientos técnicos.
  4. Respaldo por parte de terceros.
  5. Saber jugar a la petanca.

Los tres primeros no creemos que haya que explicarlos. El cuarto se refiere a tener buenas referencias por parte de terceros. El último podría parecer una soberana estupidez, pero si a todas las personas del equipo les gusta este deporte, igual no es una tontería valorar este hecho.

Como los cinco criterios se pueden justificar, asumiremos 5 ponderaciones extremas, dando 60 puntos a una de las categorías y 10 al resto.

Candidatos

Asumiremos 5 perfiles también extremos, que puntúan 60 en uno de los criterios y 10 en el resto.

Mejor candidato

Será aquel que puntúe más alto en el sumatorio de su puntuación en cada criterio por el peso del mismo.

De este modo, para todos los casos tenemos una persona que saca 4.000 puntos y el resto 1.500. El ganador es aquel que puntúa más alto en el criterio que más pesa.

En el ejemplo el resultado es obvio, pero lo único que se quiere poner de manifiesto aquí es que, dadas unas puntuaciones de los candidatos, se puede diseñar unos criterios de valoración para que gane cualquiera de ellos.

Posibles implicaciones

Para aquellos que no lo sepan, en la Administración no hay premio de consolación. No se puede crear un puesto alternativo, que también suponga algún tipo de promoción, y dárselo al segundo mejor clasificado. No. The winner takes it all.

Esa persona igual tiene mucho encaje y asume la derrota. Esto es más o menos sencillo si se conocen los criterios de valoración y se puede comprobar el resultado. La transparencia, esa gran desconocida.

Sin embargo, pudiera suceder que no se dé el caso.

Todo el mundo que se presenta a una promoción tiene algo que aportar, salvo, quizá, los paracaidistas, que solo llevan ilusión.

Siendo esto así, el que se vea muy fuerte en un criterio y se vea rechazado, puede llevarlo regular, estando, seguramente, la decisión justificada.

¿Qué puede hacer esta persona? Básicamente dos cosas. Asumir la derrota o buscar un cambio de destino.

La primera solución no tiene mucho recorrido. Estará enfadado como una mona durante un tiempo, pero, si nadie hace sangre de la decisión, al final todo vuelve a la normalidad y las cosas son, más o menos, como antes.

Ahora bien, la segunda alternativa es la que nos lleva a una situación en la que, al menos en el corto plazo, todo el mundo pierde.

Todo el mundo pierde

Supongamos que la persona se acaba yendo. Al organismo igual le hace un roto. Era el más potente en uno de los criterios de valoración. Sin embargo, es posible que en su nuevo destino no pueda sacar tanto partido de eso en lo que es muy bueno.

De este modo, en el corto plazo al menos, la sociedad no parece que vaya a salir mejor parada. Tiene toda la pinta que lo que se ha perdido por un lado no se gana por el otro. Y todo por el rebote que se ha pillado el tipo que, quizá, podría haber sido evitado.

¿Y en el largo plazo? Todo acaba convergiendo a la media. Y si no lo hace, como es imposible tener un contrafactual, asumiremos que es así.

¿Es esto grave?

La gestión de personas es compleja. También lo es la gestión de expectativas.

A nivel agregado todo lo que se ha comentado seguramente no tenga mucho impacto. Las gallinas que entran por las que salen.

Lo único que puede tener una gravedad (relativa) es cómo se lo tome cada uno.

Todos somos adultos y sabemos que no podemos ganar siempre. Pero agradecemos que nos expliquen por qué no ha podido ser. Como le dijo el pirata Roberts al Hombre de Seis Dedos: “Somos hombres de acción. Mentir no es digno de nosotros” (minuto 50:20 de La Princesa Prometida).

La alternativa puede llevar a teorías conspiranoicas que no benefician a nadie.

En cualquier caso, como ya se ha dicho, en el largo plazo todo acaba acomodándose. Esto no quiere decir que el mientras tanto sea cómodo para todos.

Contacto y comentarios

Como siempre, puedes ponerte en contacto con nosotros aquí para tratar el contenido de este post o cualquier otro relacionado con la oposición.

Del mismo modo, agradeceremos cualquier comentario que quieras poner a esta entrada o cualquier otra del blog.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *