must readoposicionespreparación

Consejo para un opositor: evita los riesgos

Whatsapp
LINKEDIN
Share

Introducción

Antes de seguir leyendo, te pido que mires la foto que ilustra este post. ¿Qué te parece? ¿Es bonita? ¿Es inspiradora? ¿Qué te evoca? Imaginamos que a todo el mundo le gustará la imagen, más o menos, por algún motivo ligado a una cierta expresión de libertad, alegría, autodeterminación o aspectos similares. A pesar del riesgo que supone.

Desde el punto de vista de un preparador de oposiciones, el fulano es un suicida. ¿Qué necesidad habrá de dar ese saltito cuando existe el riesgo de que no caigas bien y esa foto sea el último recuerdo que tienen de ti tus seres queridos? No es algo comparable, pero nos podemos remitir a este tipo de noticias.

Para los lleven bien el estudio del temario, repasad el tema 10 del grupo III, Análisis Coste-Beneficio (ACB). No tenemos claro cuál debe ser el beneficio que compense la posible pérdida de la vida. Medido en likes, …. Por muchos que tengas, no merece la pena. Aplicad este mismo análisis para evaluar cualquier situación que podáis encontrar.

Dicho lo cual, pasamos a tratar en este post la gestión del riesgo en una oposición. Para el que le dé pereza seguir leyendo, aquí va el resumen ejecutivo:

No corras ningún tipo de riesgo en una oposición, ve siempre por caminos transitados.

Academia T.E:

Motivos para evitar los riesgos en una oposición

Vaya por delante que no defendemos, siempre y en todos los casos, no correr riesgos. En esta vida, como dice el dicho, quien no arriesga, no gana. Por tanto, en numerosas ocasiones de nuestra vida, todos nosotros hemos tenido que correr algún tipo de riesgo. Como es natural, algunas veces la cosa nos fue bien y en otras, nos fue mal. Seguramente, aún en este caso, nadie se arrepienta de la decisión tomada.

Ahora bien, bien, ¿está justificado correr riesgos en una oposición? Dependerá de lo que cada uno entienda por “riesgo”, pero si nos atenemos a una definición estándar, no lo vemos del todo claro.

¿Por qué consideramos que no tiene sentido correr riesgos? Básicamente porque si la cosa te sale mal, te va tocar esperar un año para volverlo a intentar de nuevo y, cuando lo hagas, te tocará empezar de cero. Esto no es como el examen de conducir, que si suspendes el práctico en dos semanas puedes presentarte de nuevo a ese examen, y no al teórico de nuevo.

Riesgos a evitar

Describiremos a continuación algunas situaciones que consideramos que sería deseable que evitarais. No están todas. Quien quiera puede poner aquellos riesgos que considere en los comentarios.

Hablar de aquello que no entiendes

En algún momento de este blog debe estar dicho que frente a cualquier examen vuestro anterior, una oposición se diferencia en que se saben desde el primer día las preguntas, pero no existe un texto de referencia.

Por tanto, mientras respondas de una manera coherente a las preguntas (epígrafes de los temas), cualquier cosa debería valer.

Dicho de otro modo, ¿tiene sentido hablar con gran nivel de detalle de cada una de las matrices del modelo I/O? Por tiempo y complejidad, no lo tenemos claro. Una vez explicada la teoría de carteras de Markowitz, ¿tiene sentido meter un activo sin riesgo y la capital market line para acabar obteniendo el equilibrio en el mercado de capitales? Tenemos dudas razonables. ¿Vas a contar todas y cada una de las opciones que tiene el público para beneficiarse del nuevo régimen de autoconsumo? Te puede llevar un rato, que no tienes.

De casi todos los epígrafes de los temas hay libros y libros publicados. No se puede hablar de todo ello. Comprende lo fundamental y una vez explicado complétalo con algún aspecto relevante que sepas explicar bien para ceñirte al tiempo que tienes disponible. No te metas en jardines de los que no sabes cómo podrás salir.

Impostura

Nos referimos en este caso a aquellas personas que pretenden actuar de una manera que no les resulta natural. En el caso del examen de idioma la situación es clara, pretender palabras que no controlas, pero que crees que reflejan mejor la realidad que quieres transmitir. En el oral podría ser intentar exponer el tema con una terminología que te es completamente ajena por considerar que así quedará todo mejor.

Aquí aplica otro gran dicho,

Puedes engañar a todo el mundo algún tiempo. Puedes engañar a algunos todo el tiempo. Pero no puedes engañar a todo el mundo todo el tiempo.

Abraham Lincoln

No recomendamos engañar a nadie. Es agotador y al final siempre te acaban pillando. Sé como eres, con tus fortalezas y debilidades.

Te podemos asegurar que en el cuerpo hay gente que te supera en tus debilidades, pero seguramente ninguno que lo haga en tus fortalezas. Por ellas mereces formar parte del colectivo. De las otras no te preocupes, ya que nunca estarás solo y siempre habrá alguien que te pueda ayudar.

No tomar medidas ante posibles situaciones que sabes que se pueden producir

Imagino que a estas alturas de la película todo el mundo sabrá que una oposición es estresante y que, en ciertos momentos, te puedes poner nervioso. Quizá crees que no, pero te aseguro que no es algo en absoluto descartable.

Por tanto, aceptando esto como cierto, es un suicidio no tener nada previsto para cuando esta situación pueda pasar.

Dicho de otro modo, si sabes que algo puede pasar, pretender ir al examen oral o al caso práctico a pelo, sin haber tomado ninguna medida antes o durante el examen nos parece que es una frivolidad, por el riesgo que conlleva. De nuevo, quizá te sale bien la jugada, pero no vemos el sentido a no intentar solucionar algo que es posible que suceda.

En esta misma sección podemos meter también el tema del inglés. Por los ratios no es un examen complicado, suspende uno de cada 10, al menos en las últimas convocatorias (10,7% en 2015, 10% en 2016 y 7,9% en 2017). Pero si sabes que puedes tener problemas, es de juzgado de guardia no haber tomado ninguna medida con tiempo suficiente. Sobre todo, considerando que 90 temas te los pueden meter en la cabeza, quizá, en 6 meses, pero subir un grado en el nivel de inglés quizá te lleve un año.

Temas que cada uno estudia

No es el objeto del post, pero para que quede claro.

En el examen escrito hay que estudiar tantos temas como puedas, siempre y cuando puedas defenderlos correctamente delante del tribunal. No estudiarlos todos si con ello no podrás defender ninguno es una decisión completamente racional y la mejor que puedes tomar.

En el examen oral no se te va a poder comparar con nadie, pero no hay posibilidad de escoger temas. Con 72 temas estudiados tienes un 51,20% de probabilidades de que te salgan 3 de los que puedes hablar. Si llevas 80, un 70,20%, y con 85, un 84,21%. Existe un riesgo evidente. Meterse un tema más supone un esfuerzo, no cabe duda, pero si has conseguido digerir 72, 80 o 85, quizá merece la pena intentar llegar a los 90, que te asegura poder hablar de cualquier cosa que te pregunten.

Conclusión

En esta y cualquier oposición hay que intentar minimizar riesgos. El coste del fracaso es demasiado alto. En esta entrada se han expuesto aquellas situaciones que hemos detectado como las más comunes, pero hay muchas más. Puedes incluirlas en los comentarios y si vemos alguna especialmente relevante modificaremos la entrada.

Una posible manera de evitar estas situaciones es practicando. Como ya hemos dicho, puedes contar con nuestra ayuda si la consideras necesaria.

Contacto

Como siempre, puedes ponerte en contacto con nosotros aquí para tratar el contenido de este post o cualquier otro aspecto relacionado con la oposición.

Post siguiente

Comentario a las notas del escrito de la OEP2018

Post anterior

Procedimiento de colaboración para la preparación del caso práctico (OEP2018)

Tete Exposito

Tete Exposito

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *