ingeniero industrialmust readoposiciones

Meditaciones sobre el cuarto examen de la convocatoria de la OEP 2014

Whatsapp
LINKEDIN
Share

En la convocatoria de la oposición correspondiente al año 2014 quedan 12 opositores para 8 plazas. Por lo tanto, cuatro de ellos no van a poder ser funcionarios. Eso no quiere decir que no puedan aprobar el último examen. De acuerdo al anexo I de la convocatoria, no hay restricciones para aprobar el caso práctico, sí para publicar los aprobados en la oposición.

Dicho esto, vemos cómo están las cosas antes de realizar el examen.

OPOSITOR TOTAL
JTS               57,63
JLAS            53,46
ACGS           52,98
AML             51,68
JPG               50,91
JICC              49,75
IMDC            49,61
MJLB            49,30
MHG             45,48
MBP              42,60
JJB                40,78
CEFBB            39,23
(Fuente: elaboración propia a partir de las notas publicadas)

A la vista de estos datos, JTS, JLAS, ACGS, AML, JPG, JICC, IMDC y MJLB, si la oposición acabara hoy, sería funcionarios. Ahora bien, esto no es así, falta un examen.
El examen puede ser de dos tipos, que lo apruebe todo el mundo con el fin de mantener el status quo o que no lo apruebe todo el mundo. Analicemos las dos opciones.
Examen status quo
En esta situación no hay que preocuparse por estudiar, ya que todo el pescado está ya vendido. El único opositor que tiene alguna posibilidad es MHG ya que si saca en su examen 3,82 puntos más que MJLB, en el listado final quedará por encima y será él quien apruebe. Como es obvio, si MJLB saca un 6,19, todas las opciones de MHG se vienen abajo, ya que el examen se puntúa con una nota máxima de 10.
Examen no status quo
En este caso todo el mundo ha de prepararse el examen, ya que no se sabe qué puede pasar. Los ocho primeros opositores no pueden confiarse, ya que si JTS, por ejemplo, suspende y CEFBB aprueba con un 5, a pesar de que su puntuación final será inferior a la que JTS tiene con sólo tres exámenes (57,63 frente a 44,23, 39,23 + 5,00), será el último opositor quien aprobará.
Valoración de lo que puede pasar
Nadie sabe lo que va a pasar el día del examen. Han convocado a 12 personas al examen, es decir, un 50% más de las plazas convocadas. En mi opinión, si yo fuera tribunal, no convocaría a tanta gente si sé que al final van a aprobar los que hayan acumulado más puntos en los tres primeros exámenes, considerados por mucha gente como los “importantes”.
Un análisis elemental de teoría de juegos concluye que en cualquier caso hay que esforzarse en preparar bien el examen ya que no se sabe qué va a pasar.
Cómo preparar el examen
Me remitiré a las cinco convocatorias anteriores para proponer algo.
Las convocatorias de los años 2009 y 2011 fueron del tipo mantener el status quo, por lo que el examen fue extremadamente sencillo, de tal modo que lo aprobaron todos los opositores que aprobaron el tercero, siendo nombrados funcionarios los 4 y 7 opositores, respectivamente, con puntuación más alta.
Los exámenes de los años 2006, 2007 y 2008 consistieron, de manera muy resumida, en demostrar al tribunal que sabías leer (2006), que sabías sumar (2007) y que sabías cocinar con la receta delante (2008).
En el examen de 2006 se proporcionaba a los opositores una solicitud de subvención y las Órdenes que la regían con el fin de valorar si la solicitud estaba bien o mal cumplimentada. En el examen de 2007 se dada a los opositores una serie de cuentas de balance y de pérdidas y ganancias para elaborar los estados contables y valorar la situación de la empresa y en un segundo problema calcular una serie de indicadores de rentabilidad de proyectos. En el examen de 2008 se proporcionaba una Orden en la que se detallaba cómo calcular unas primas y se solicitaba a los opositores que las calcularan.
Puedo asegurar que los tres exámenes, si te dicen que los hagas en tu casa con tranquilidad, se pueden hacer sin ningún problema. Desgraciadamente, lo haces en un aula de examen, con otras 11 personas que quieren lo mismo que tú y saben que sólo 8 lo conseguirán.
No voy a decir que no hay que estudiar nada. Para calmar la ansiedad está bien estudiar, hacer números, leer el BOE y cualquier otra cosa que a uno se le ocurra o le propongan, pero, sobre todo, hay que ir tranquilo al examen. Haced lo que haga falta, pero id relajados, atentos y con reflejos para poder salir de cualquier problema que os planteen.
Mucha suerte a todos.
Post siguiente

Preparación

Post anterior

Resultado de la oposición correspondiente a la OEP 2014

Tete Exposito

Tete Exposito

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *